Este sitio web gratis Mex.tl parece abandonado. Si eres el creador de este sitio web, por favor
ingresa a tu cuenta Pagina.mx para conservar este sitio web o pronto se borrará de manera automática.
Reforma Prosalud
Loading
Hay muchas maneras de prácticar el arte de sanar, pero hay una sola que el cielo aprueba. Los remedios de Dios son los simples agentes de la naturaleza.

"Amado, mi oración es que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma." (3 Juan 1:2)

"Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti." (Éxodo 23:25)

"He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer." (Génesis 1:29)

 "El corazón alegre constituye un buen remedio." (Proverbios 17:22)

"Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones … porque son vida para los que las hallan, y medicina para todo su cuerpo." (Proverbios 4:20-22)

"Así pues, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios." 1 Corintios (10:31)

"Si oyes atentamente la voz de Jehová tu Dios, y haces lo recto delante de sus ojos, y das oído a sus mandamientos, y guardas todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador." (Éxodo 15:26)

"¿No sabéis que sois santuario de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios, el cual sois vosotros, es sagrado." (1 Corintios 3:16, 17)

"Así que, hermanos, os exhorto por las misericordias de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio de adoración espiritual." (Romanos 12:1)








TE REGALAMOS UN RECETARIO CON MAS DE 300 OPCIONES PARA UNA ALIMENTACION MAS SANA... en "Descargas" solo imprimelo, compartelo, práctica y adopta las que mas te gusten o se adapten a tu región.


La Reforma Pro Salud es el verdadero estilo de vida, porque nos enseña a como vivir sanos y ser felices. Libera del consumismo, de los vicios, de las supersticiones y del fanatismo.  Aprenderá los principios de salud y las normas de vida sana basadas en la Ley Natural que Dios nuestro creador nos ha dado. 

"El aire puro, el sol, la abstinencia, el descanso, el ejercicio, un régimen alimenticio conveniente, el agua y la confianza en el poder divino son los verdaderos remedios, por cuya falta muchos están muriendo. Todos debieran conocer los agentes que la naturaleza provee como remedios, y saber aplicarlos."

En esta página podrá encontrar mucha información en libros, audiolibros, audios, videos, seminarios, recetas, consejos  sobre como obtener la salud y preservarla. Esperamos que sea de gran bendición para la Salud integral de usted y su familia.

 

LA SALUD ES UN TESORO


 
La salud es un tesoro, de todas las posesiones temporales es la más preciosa. La riqueza, el saber y el honor se adquieren a un precio elevado, cuando se obtienen a costa de la pérdida del vigor de la salud. Pero ninguna de estas cosas puede asegurar la felicidad, si la salud llega a faltar....

El aire puro, el ejercicio, el agua pura y un ambiente limpio y amable, están al alcance de todos con poco costo; mientras que las drogas (medicinas) son costosas, tanto en recursos como en el efecto que producen sobre el organismo. 

El empleo de los remedios naturales requiere más cuidados y esfuerzos de lo que muchos quieren prestar. El proceso natural de curación y reconstitución es gradual y les parece lento a los impacientes. El renunciar a la satisfacción dañina de los apetitos impone sacrificios. Pero al fin se verá que, si no se le pone trabas, la naturaleza desempeña su obra con acierto y los que perseveren en la obediencia a sus leyes encontrarán recompensa en la salud del cuerpo y del espíritu.

Debo conocerme a mí mismo, siempre debo aprender cómo cuidar este edificio, el cuerpo que Dios me ha dado, a fin de preservarlo en la mejor condición de salud posible. Debo consumir aquellas cosas que me mantendrán en mejor condición física, y debo tratar especialmente de vestirme en forma tal que permita una circulación saludable de la sangre. No debo privarme del ejercicio ni de aire. Debo recibir toda la luz del sol que me sea posible obtener.

 
Los cereales, las frutas carnosas, las oleaginosas y las legumbres constituyen el alimento escogido para nosotros por el Creador. Preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más sanos y nutritivos. Comunican una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual que no pueden obtenerse de un régimen alimenticio más complejo y estimulante. 

Muchos están viviendo en un estado de violación de las leyes de la salud, y son ignorantes de la relación que sus hábitos de comer, beber y trabajar tienen con su salud. Ellos no despertarán ante su verdadera condición hasta que la naturaleza no proteste, por medio del dolor, contra los abusos que está sufriendo. Si, aun entonces, los que sufren solamente comenzaran a obrar en la forma correcta, y recurrieran a los medios sencillos que han descuidado -el uso del agua y el régimen alimenticio debido-, la naturaleza tendría la clase de ayuda que necesita, y que debiera haber tenido hacía tiempo. Si se sigue esta conducta, el paciente generalmente se recuperará sin debilitarse. 

Muchos han esperado que Dios los preservara de la enfermedad meramente porque le pidieron que lo hiciera. Pero Dios no escuchó sus oraciones, porque su fe no se perfeccionó por medio de las obras. Dios no obrará un milagro para preservar de la enfermedad a aquellos que no se cuidan a sí mismos, sino que están continuamente violando las leyes de la salud, y que no hacen ningún esfuerzo para prevenir la enfermedad. Cuando hacemos todo lo que está de nuestra parte para tener salud, entonces podemos esperar que sigan benditos resultados, y podremos pedir a Dios con fe que bendiga nuestros esfuerzos para la preservación de la salud. El entonces contestará nuestra oración, si su nombre puede ser glorificado por ello. Pero entiendan todos que tienen una obra que hacer. Dios no obrará de una manera milagrosa para preservar la salud de personas que están siguiendo una conducta que los lleva con seguridad a la enfermedad, por su descuido y falta de atención de las leyes de la salud. 


Fuente: LIBRO CONSEJOS SOBRE EL RÉGIMEN ALIMENTICIO (Elena G. de White).



 

Hay una forma de limpiar nuestro cuerpo, volverlo santo, agradable a Dios. Elena White brinda principios gratuitos para limpiar nuestro cuerpo físico de tal forma que podamos recobrar el estado de salud perdido, o por lo menos mejorar la salud actual, acelerar el metabolismo y poner nuestro reloj biológico a tiempo.

CONFIANZA EN DIOS: “Encomienda a Jehová tu camino, confía en Él y Él hará” (Salmo 37:5). Echa todo tu ansiedad sobre Jesús porque Él tiene cuidado de nosotros (1ª Pedro 5:7). Las personas que practican su religión y que tienen fe son menos susceptibles a las enfermedades.

AIRE: “El viento sopla por donde quiere, y aunque oyes su sonido, no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así también sucede con todos los que son nacidos del Espíritu” (Sn Juan 3:8). Respirar profundamente, y sobre todo por las mañanas, permite una mejor oxigenación a todas las células del cuerpo y limpia todo el sistema respiratorio. Lo mismo pasa cuando dejas que el Espíritu Santo entre en tu ser, sobre todo por las mañanas.

NUTRICIÓN: No cabe duda que la adecuada alimentación es fundamental para un buen funcionamiento del cuerpo y de la mente. “Los cereales, las frutas carnosas, las oleaginosas y las legumbres constituyen el alimento escogido para nosotros por el Creador. Preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más sanos y nutritivos. Comunican una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual que no pueden obtenerse de un régimen alimenticio más complejo y estimulante. (Elena g. White, Ministerio de Curación p. 228)”. Estudia la dieta del Edén (Génesis 1:29) y recibirás una nutrición adecuada, pero no olvides la dieta de Jesús “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra” (Juan 4:34 NVI)

TEMPERANCIA: El dominio propio es, quizá la cualidad más urgente en la vida del cristiano actual y solamente puede venir de Dios “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2ª Timoteo 1:7). En resumidas cuentas, "La verdadera temperancia nos enseña a abstenernos por completo de todo lo perjudicial, y a usar cuerdamente lo que es saludable". (Elena G. de White).

AGUA: El agua es inherentemente básica para el cuerpo humano, el 100 % de las reacciones bioquímicas del cuerpo se dan en agua, si no tomamos suficiente agua, nuestro metabolismo se verá afectado y nuestra espiritualidad también, ya que Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; Mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás;
sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. (Juan 4:14). De Igual modo “el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5).

DESCANSO: Descansar adecuadamente todos los días, así como semanalmente es importante para la vida física, nos ayuda a reponer fuerzas y ayuda a que mejore nuestro metabolismo basal, lo que a la postre nos brindará mayor salud. Aunque el verdadero descanso sólo está del lado de Jesús: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28)

LUZ SOLAR: Una ligera exposición a la luz del sol diariamente de no más de 15 minutos, ayuda a la síntesis de vitamina D en nuestro cuerpo y mejora nuestro estado de ánimo, así también “Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el sol de justicia y en sus alas traerá salvación”. (Malaquías 4:2).

EJERCICIO: Es bien sabido por todos que aquello que no se usa, se atrofia. El cuerpo que no se mueve, tiene un metabolismo lento, se llena de grasa y pierde su capacidad. Es por ello que necesitamos ponernos a trabajar. La Biblia da muchas pruebas de que cuando utilizamos lo que Dios nos ha dado los beneficios son mayores y se multiplica el talento, la fuerza, los dones que hayamos recibido, cuando no se trabaja lo que Dios nos da, hasta lo que tenemos nos es quitado por ser administradores inútiles (Mateo 25:14-30). De igual modo, la vida cristiana requiere acción, Pablo daba la recomendación a Timoteo que se “ejercitara para la piedad” (1ª Timoteo 4:7). Practica las virtudes cristianas y te darás cuenta que cada vez será más fácil representar a Cristo.

HIGIENE: Aplicar la maxima higiene en nuestro cuerpo y vestidos. Especialmente la ropa interior. Lavarse muy a menudo, ademas de ser higienico es un tonico nervioso y el mejor estimulante para la circulación de la sangre. Para los baños matinales es más beneficiosa el agua fría del tiempo que la tibia o caliente. Que nuestra casa este siempre bien saneada, soleada y airada. Y sobre todo mantener la higiene en nuestra mente.

AMBIENTE AMABLE: Perdonar siempre, pero especialmente cuando se va a comer y a dormir. Al tener misericordia de los demás, la tenemos de nosotros mismos. No se puede vivir saludable en un ambiente hostil.

AYUNO: No olvidar que el ayuno es el remedio más efectivo, rápido, racional, virtuoso y económico, incluso para los niños, los ancianod y los anemicos. El ayuno es microbicida, purificador, febrífugo, desinflamante, calmante, regenerador y fortalecedor.

VESTIR ADECUADAMENTE: 
Finalmente, el punto principal es el siguiente. Físicamente se requiere seguir las recomendaciones divinas para que tu cuerpo funcione correctamente y lo puedas presentar como un sacrificio “vivo”, pero un cuerpo sano, sólo es agradable a Dios cuando está “santificado” por Cristo Jesús.




ORIGEN DE LA REFORMA PRO SALUD



 
© 2016 Reforma Prosalud