Reforma Prosalud
Loading
Hay muchas maneras de prácticar el arte de sanar, pero hay una sola que el cielo aprueba. Los remedios de Dios son los simples agentes de la naturaleza.

"Amado, mi oración es que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma." (3 Juan 1:2)

"Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti." (Éxodo 23:25)

"He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer." (Génesis 1:29)

 "El corazón alegre constituye un buen remedio." (Proverbios 17:22)

"Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones … porque son vida para los que las hallan, y medicina para todo su cuerpo." (Proverbios 4:20-22)

"Así pues, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios." 1 Corintios (10:31)

"Si oyes atentamente la voz de Jehová tu Dios, y haces lo recto delante de sus ojos, y das oído a sus mandamientos, y guardas todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador." (Éxodo 15:26)

"¿No sabéis que sois santuario de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios, el cual sois vosotros, es sagrado." (1 Corintios 3:16, 17)

"Así que, hermanos, os exhorto por las misericordias de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio de adoración espiritual." (Romanos 12:1)







 

La Bíblia y la buena Salud


¿Cuál es el deseo de Dios para todos nosotros?
"Amado, ruego en oración que seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma." 3 Juan 2

¿Qué ha prometido Dios hacer por Su pueblo si le obedece?
"Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti." Éxodo 23:25

Como Creador nuestro, ¿qué reclama Dios como Suyo?
"¿O no sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios." 1 Corintios 6:19, 20

¿Qué amonestación nos ha dado Dios con relación al cuidado del cuerpo?
"¿No sabéis que sois santuario de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios, el cual sois vosotros, es sagrado." 1 Corintios 3:16, 17

Nota: El Cristiano debe de evitar cualquier clase de substancias dañinas. El tabaco contiene nicotina, un veneno mortal. Recientes descubrimientos científicos, han establecido el hecho que el uso del tabaco acorta la vida hasta un tercio. Esto viola el sexto mandamiento de Dios, "No matarás." Éxodo 20:13. Casi todas las personas saben de los efectos dañinos del tabaco, pero, ¿y de las bebidas debilitantes? "Experimentos enseñan claramente que los efectos farmacológicos del café son a causa del contenido de cafeína .… Es razonable clasificar el tomar café y el hábito de ingerir bebidas con cafeína en la misma categoría de drogas - narcóticos, alcohol, sedantes, y nicotina.... Las bebidas populares con "cola" adquieren su atractivo por la cafeína que contienen; ¿no debemos de clasificar la adicción a las "colas" con la adicción a las drogas? También hay adictos al té." New England Medical Journal, 13 de Mayo, 1954.

¿Cuál es el servicio razonable que le debemos rendir a Dios?
"Así que, hermanos, os exhorto por las misericordias de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio de adoración espiritual." Romanos 12:1

Nota: Dios desea que seamos saludables. En la Biblia encontramos Sus especificaciones para la salud y la felicidad. Dios no nos forzará a seguir Su manual, pero el no seguirlo resultará en mala salud. Su promesa es: "Si oyes atentamente la voz de Jehová tu Dios, y haces lo recto delante de sus ojos, y das oído a sus mandamientos, y guardas todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador." Éxodo 15:26.

¿Censura la Biblia el uso de las bebidas alcohólicas?
"El vino es petulante; el licor, alborotador; y cualquiera que por ellos yerra no es sabio."Proverbios 20:1
"No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente; mas al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor." Proverbios 23:31, 32
"Ni los ladrones … ni los borrachos … heredarán el reino de Dios." 1 Corintios 6:10

¿Cuál fue la dieta original de Dios para el hombre?
"He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer." Génesis 1:29

Nota: La dieta original de Dios para el hombre incluía granos, nueces, frutas y vegetales. Las carnes no fueron incluidas hasta después del diluvio (Génesis 9:1-3). ¡Cuando la carne vino a ser parte de la dieta del hombre su vida se redujo muchísimo!

¿Qué distinción o división hizo Dios entre los animales cuando los envió a entrar en el arca de Noé?
"De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra." Génesis 7:2

Según Dios, ¿cuál es la definición de un animal "limpio"?
"Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciéndoles: Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis." Levítico 11:1-3

¿Cuáles son algunos de los animales que Dios nombra como "inmundos" e impropios para comer?
"Pero no comeréis, entre los que rumian o entre los que tienen pezuña hendida: camello, liebre y conejo; porque rumian, mas no tienen pezuña hendida, serán inmundos; ni cerdo, porque tiene pezuña hendida, mas no rumia; os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos." Deuteronomio 14:7, 8

Nota: En otras palabras, los animales del campo tienen que pasar estas dos regulaciones. Evidentemente hay algo perjudicial en estos animales que no pasan estos requisitos o Dios no nos los negaría, pues "No quitará el bien a los que andan en la integridad." Salmo 84:11.

¿Y qué nos dice la Biblia sobre el pescado y los mariscos?
"Esto comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que tienen aletas y escamas en las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis. Pero todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo lo que se mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación." Levítico 11:9, 10

¿Hay aves "limpias" e "inmundas"?
"Toda ave limpia podréis comer. Y éstas son de las que no podréis comer: el águila, el quebrantahuesos, el azor, el gallinazo, el milano según su especie, todo cuervo según su especie, el avestruz, la lechuza, la gaviota y el gavilán según sus especies, el búho, el ibis, el calamón, el pelícano, el buitre, el somormujo, la cigüeña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago." Deuteronomio 14:11-18

Muchos años después que el apóstol Pedro se convirtió al Cristianismo, recibió una visión de Dios. En ésta visión vio un gran lienzo descender del cielo lleno de animales inmundos y oyó una voz que le decía, "Levántate, Pedro, mata y come." ¿Qué nos reveló Pedro de su dieta?
"No he comido jamás ninguna cosa común o inmunda." Hechos 10:14

Nota: Pedro NO cambió su dieta cuando se convirtió al Cristianismo. Observó las mismas leyes sobre la dieta encontradas en el Vieja Testamento.

¿Qué era lo que Pedro no entendía después de recibir esta extraña visión?
"Pedro estaba perplejo dentro de sí pensando qué podría significar la visión que había visto." Hechos 10:17

Dos días mas tarde, ¿qué entendió Pedro finalmente que quería decir la extraña visión?
"Pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo." Hechos 10:28

Nota: A los ojos de un Judío, el Gentil era una persona inmunda, y a los Judíos se les enseñaban a no asociarse con los Gentiles. Ésta visión fue el método que Dios uso para convencer a Pedro que ya era hora de llevarle el evangelio a los Gentiles. Algunos Cristianos usan el capítulo 10 de Hechos, especialmente el versículo 15, "Lo que Dios ha purificado, no lo llames tú común," como licencia para comer animales inmundos. No obstante, un estudio cuidadoso de la visión revela que Dios le dijo a Pedro que no tratara a ningún ser humano como inmundo o común. ¡El estomago humano es el mismo, sea Judío o Gentil! Las leyes dietéticas de Dios nunca han cambiado.

 


 

Resumen de los Principios Bíblicos
Para la Buena Salud

 

1. Come a intervalos regulares y evita comer entre comidas. "Comen a su hora." Eclesiastés 10:17
 
2. Come para vivir y no vivas para comer. "Y pon cuchillo a tu garganta, si eres dado a la gula." Proverbios 23:2
 
3. Descansa de acuerdo con el plan de Dios. "Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo es sábado para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna." Éxodo 20:9,10.
"Venid vosotros mismos aparte … y descansad un poco." Marcos 6:31
"Por demás es que os levantéis de madrugada, y que retraséis el descanso, y que comáis pan de fatigas; pues que a sus amados lo da Dios mientras duermen." Salmo 127:2
 
4. Manten tu cuerpo limpio. "Limpiémonos de toda contaminación de carne." 2 Corintios 7:1
 
5. Ten control sobre tí mismo. "Todo aquel que lucha, en todo ejercita el dominio propio." 1 Corintios 9:25
"Vuestra mesura sea conocida de todos los hombres." Filipenses 4:5
 
6. Manten una sonrisa en tu rostro. "El corazón alegre constituye un buen remedio." Proverbios 17:22
 
7. No uses grasa de animal ni sangre de animal en ninguna forma. "Estatuto perpetuo será por vuestras edades, dondequiera que habitéis, que ninguna gordura ni ninguna sangre comeréis." Levítico 3:17
 
8. Confia en Dios y obedecele. "Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones … porque son vida para los que las hallan, y medicina para todo su cuerpo." Proverbios 4:20-22

9. Da la gloria a Dios en todo lo que hagas. "Así pues, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios." 1 Corintios 10:31



 

Meditaciones
 

EL FRUTO DE UNA ORACIÓN

“Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que pedí” (1 Samuel 1:27)


Para Mariana, el deseo de sentir una criatura en su vientre era su mayor sueño. Se frustraba cuando veía a otras mujeres embarazadas, y se entristecía cuando las parejas presentaban niños al Señor. Se preguntaba: “¿Cuándo será mi día? ¡Cuánto anhelo ser mamá!” Vivía ansiosa. Su menstruación era irregular debido a un descontrol hormonal y otros problemas de salud. Dependía de la oración y la confianza en Dios. Doce años se hicieron largos esperando un fruto de su vientre. Hizo todo lo posible, y viajó a otro país, agotó sus recursos en todo lo que la ciencia médica puede ofrecer, sin resultados.
Un día el Espíritu Santo puso en su mente lo que dice Mateo 6:6: “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. Se abrazó de esa promesa. Abrió su corazón y mente al Médico divino, especialista en infertilidad, y de manera confidencial descargó todos sus pesares y angustias. Hizo cambios en su estilo de vida, especialmente en la dieta, abandono la ingesta de bebidas y alimentos con colorantes y condimentos artificiales, desintoxicando su cuerpo por completo y se constituyó en una nueva persona, física, mental y espiritualmente.
El Señor en su infinita misericordia, hace maravillas. Hoy, esta familia es feliz: gozan con un hijo saludable, y Mariana está embarazada con una niña. El esposo dice: “Cuando Dios da, da en abundancia”.
Mariana deseaba compartir con otra mujeres “que en la oración y en el ayuno hay poder”. Le pedí permiso para grabar un corto vídeo para presentar en una iglesia donde me había invitado a predicar un tema para las madres. Al final del servicio religioso se me acercó una mujer que tenía el mismo problema que había tenido Mariana.
Si estas sufriendo a causa de la infertilidad, busca ayuda. Ora a Dios para que te dé sabiduría. Nuestro Médico Celestial te creó. No hay problema que su mano divina no pueda resolver. En ocasiones limitamos nuestra fe y nos constituimos en incrédulos sin permitir que el Espíritu Santo se manifieste en nosotros. Aclama con ruego y seguridad. “Confía en Él y Él hará”. (Salmos 37:5) Hilda Medina Pérez.

 

JEHOVÁ ES TU SANADOR

"y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador" (Éxodo 15:26).

 
Es lamentable observar cómo las enfermedades están robando al ser humano su derecho legítimo de disfrutar una vida plena y abundante. En nuestro versículo encontramos una hermosa promesa que podría hacernos dueños nuevamente de tan preciosa joya: la salud.
Cuando la enfermedad toca nuestra puerta, estamos dispuestos a entregar sin reservas todo lo que poseemos para recuperar la salud. Podríamos recorrer el mundo en busca de los mejores médicos y nuevos descubrimientos a cambio de escuchar que existe una cura para dicha enfermedad. Ciegamente ignoramos que tenemos al Médico de los médicos a nuestro alcance. ¿Por qué menospreciamos su poder de sanación? Esta hermosa promesa puede ser nuestra, pero notemos que es una promesa condicionada a la obediencia a sus mandamientos.
Muchas veces escucho a personas que ruegan por sanidad en la iglesia, pero esas mismas personas violan abiertamente las leyes de salud que Dios nos ha dejado. Como madres y esposas, tenemos el privilegia de legar a nuestra familia una vida saludable por medio de una alimentación adecuada. No es fácil, pero Dios provee las fuerzas y la sabiduría cuando estamos dispuestos a obedecer su voluntad. Es tiempo de regresar a la dieta original:“Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer” (Génesis 1:29). Muchas de las enfermedades que abaten al mundo hoy pueden ser evitadas con una dieta sencilla y balanceada.
Dios es nuestro creador, él conoce nuestro cuerpo y sus necesidades. Escucha su consejo y él obrará maravillas en tu vida.
Si has luchado durante años con el dolor, si has visitado a todos los médicos y sigues escuchando las mismas palabras que no ofrecen solución, te invito a dos cosas. En primer lugar, sigue el ejemplo de la mujer que luchó durante 12 años con el flujo de sangre y ve al gran Médico. En segundo lugar, revisa tu estilo de vida. Quizá debas hacer cambios profundos en tu alimentación y en tus hábitos de sueño. De una cosa estamos seguras: Jesús sana y salva. Ivís E. Perla.

 

¿SABES PEDIR?

"Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles". Romanos 8:26

 
Cuantas veces oraste, y tuviste la sensación de que Dios no te respondió? En Cierta ocasión, el propio Señor Jesucristo enseño que pedimos y no recibimos, porque pedimos mal.
Aunque pidamos con toda sinceridad, no sabemos hacerlo bien. Si supiéramos, con toda seguridad Dios respondería a todas nuestras oraciones.
Tal vez, la razón de nuestras peticiones equivocadas sean nuestra propia humanidad, y el limitado concepto que tenemos del bien y del mal. El egoísmo, arraigado en nuestra naturaleza, nos lleva a pedir y pedir, teniendo como eje central nuestros deseos y orientados por intereses momentáneos y pasajeros.
Glaucia deseaba ser madre. Diez años después de casada, no concebía y empezó a obsesionarse con la idea. Suplicaba a Dios y pedía a todos que orasen por ella, y se había endeudado, buscando dinero para pagar a los mejores especialistas e intentar los métodos más sofisticados.
Quedó embarazada. Pasó casi los nueve meses sin moverse, y el niño nació. ¡Aquel fue un día de fiesta! Ella pensaba que Dios la había oído y atendido sus suplicas. Ya pasaron veinte años, y hoy Glaucia cree que insistir ante Dios fue la peor decisión de su vida.
-Si pudiese volver veinte años atrás, aceptaría la voluntad de Dios para mi vida- escribió en una carta dramática, en la que narraba la vía dolorosa que pasaba por causa de su hijo rebelde.
¿Se equivoco Glaucia al insistir con el Señor para que le diese un hijo? No lose; yo también soy un ser humano. Pero, el versículo de hoy dice que, aunque nosotros no sepamos pedir, el Espíritu de Dios viene a nuestro auxilio, a fin de suplir nuestra debilidad.
La palabra “debilidad”, en el origen griego, es astenia, que literalmente significa “enfermedad”. ¿Qué enfermedad?. La enfermedad del pecado, que nos acompañará hasta la venida de Cristo. Hasta ese día, a pesar de haber sido convertidos, continuaremos con la tendencia humana  que nos lleva a insistir como un niño, con tal de conseguir lo que queremos.
Por eso, suplica hoy la dirección del Espíritu, con el fin de  que te brinde discernimiento y sabiduría en lo que tengas que pedir a Dios. “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. Ptr. Alejandro Bullón.

 


Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2019 Reforma Prosalud